Espelta

La espelta, también conocida como escaña o escanda mayor es el ancestro del trigo desde su descubrimiento en el quinto milenio a.C y es más digerible que este último. La espelta fue ampliamente cultivada en regiones de Europa desde la Edad de Bronce hasta la Edad Media, hace poco ha recibido un nuevo impulso dentro del sector de la alimentación saludable.

Propiedades tonificantes y anti-estrés

La espelta tiene propiedades tonificantes debido a su riqueza en hidratos de carbono (57,9% de hidratos de carbono). Componiéndose además de hidratos de carbono especiales (llamados mucopolisacáridos) que contienen propiedades anti-inflamatorias y contribuyen a la longevidad fortificando nuestros huesos, articulaciones y cartílagos. Su riqueza en magnesio también le proporciona propiedades anti-estrés.

Valores nutricionales excepcionales

La espelta contiene un 3,0% de grasa además de minerales dietéticos y vitaminas. En comparación con el trigo, la espelta contiene más proteínas (un 17%), magnesio, zinc, hierro y cobre, y sus proteínas son más ricas en lisina, un aminoácido esencial, que la presente en otros cereales. Goza igualmente un índice glucemico inferior al del trigo moderno y procesado. La espelta aporta a su vez muchas fibras, Vitamina E y magnesio que tienen un papel importante en las enzimas utilizadas en la secreción de glucosa. Su importante proporción de niacina contribuye a la prevención de las enfermedades cardiovasculares.